Syleth Jor'hrun

Description:

Apariencia: Joven Twi’lek de piel de un intenso color azul, atractiva y sin miedo de mostrarlo (como deja claro su elección de indumentaria). Lleva ropas cuidadosamente elegidas de cuero negro y ajustado, que han sido tratadas para proteger cómo blindaje personal sin delatar su función. Normalmente lleva sus lekku entrelazados con finas tiras de cuero negro (o de un color a juego con su indumentaria, en el raro caso de no llevar sus ropas de “trabajo”). Tiene una complexión esbelta y los ojos violáceos, aunque lleva varias lentillas para cambiar su color, y disfruta transformando su apariencia, coloreando su piel con patrones de maquillaje corporal, y mediante el uso diferentes piezas de joyería y ornamentos que realzan sus atractivos rasgos.

Twilek

-Naturaleza: Curiosa e impulsiva, al madurar en un ambiente tan hostil ha terminado por convertirse en una persona desconfiada, vengativa y reservada hasta el punto de ser falsa, y normalmente siempre se protege escondiendo sus verdaderas motivaciones. Pero en el fondo, tiene un sentido de la justicia que le impide mirar a otro lado cuando sufren inocentes.

Personalidad: Es un tanto vanidosa y le da mucha importancia a su apariencia, detesta mostrar un aspecto sucio o desaliñado, y cree que en su profesión las apariencias son sólo menos importantes que los resultados. Siempre trata de ofrecer un aspecto digno, seguro y confiado, aparentando tener el control de la situación, y no renuncia al uso de su arsenal femenino cuando cree que puede resultarle conveniente (cómo se ha demostrado multitud de veces en el pasado).

Bio:

La vida no es fácil para una chica nacida en Nar Shaddaa, y lo es mucho menos si tu padre es un Jedi. Bueno, realmente Duuk Jor’hrun era solo un joven padawan que pensó que el mejor lugar para evitar ser cazado por los sabuesos del emperador, sería estar rodeado por la escoria de la galaxia. La temeridad le costó la vida y la de su amante, pero no antes de haber podido dejar su legado para la posteridad: la pequeña Syleth.
Al quedar sola cuando apenas tenía 6 años, Syleth fue “adoptada” por la banda de Queb’ble (el cartel local con quien su padre tenía sus deudas) y eso marcaría su carácter para siempre, lo que la ha convertido en una persona reservada, vengativa y desconfiada. De naturaleza curiosa e impulsiva, sus ansias de conocer mundos nuevos la llevaron a viajar por la galaxia dando caza a fugitivos desde que pudo empuñar una pistola blaster: siempre dando caza a malhechores, a aquellos buscados por la sociedad, ¿o era realmente a los desgraciados con quien los grandes criminales querían saldar deudas? Pronto empezó a darse cuenta de qué era lo que realmente movía al universo, la codicia y los más bajos impulsos, y termino por descubrir que su motivación de limpiar la galaxia de manzanas podridas era un mero reflejo de sus amargos deseos de vendetta por sus padres.
Eta  ki   by request by aphrodite ns d5hxxjq
Realmente no ha conocido nada mejor, excepto la sombra de unos recuerdos de infancia que lucha por retener en su mente. Recientemente ha empezado a experimentar sensaciones inexplicables que no puede controlar, y busca respuestas. Por otra parte, ha decidido romper con Queb’ble para siempre, y cómo no tiene el dinero para saldar sus deudas con él definitivamente, ni el poder suficiente como para matarle sin miedo a represalias, ha decidido que el enemigo de su enemigo es su amigo, y ha ido en busca de Jabba. Cree que el Hutt encontrará muy interesante la información que tiene acerca de Queb’ble y su banda, al igual que la localización del almacén dónde guardan el botín de los golpes recientes contra los intereses del Hutt.
Lamentablemente, se encontraba llegando a Tatooine cuando tuvo la mala suerte de cruzarse con una patrulla de Ties. Era un nutrido grupo de cazas destacado en el destructor Devastador, en persecución de una pequeña fuerza rebelde que trataba de escapar del planeta, y la abatieron al confundirla con un rebelde más. Su nave cayó en el desierto, convertida en un amasijo de metal del que pudo salvarse apenas de milagro. Maldiciendo su mala suerte, se dirige al palacio de Jabba, dónde espera que el Hutt la recompense por la información, quizás con una nave nueva…

Syleth Jor'hrun

Star Wars: Una Nueva Amenaza SergioAchinelli Sylune