Ben Bonaben

Antiguo miembro Jedi. Ben se retiró de la lucha activa contra los enemigos de la república por principios. Un suceso inesperado le hará cambiar su filosofía para enfrentarse al imperio...

Description:
Bio:

BEN BONAVEN:
Raza: Humano
Fecha de nacimiento: Vigésima semana del la estación de otoño del 45 ABY (Antes de la battalla de Yavin)
Padre: Laarax Bonaven
Madre: Bastia Bonaven
Planeta de origen: Brentaal IV

Génesis:

Ben Bonaven, hijo de Laarax y Bastia, nació en una familia con buenos recursos económicos. Perteneciente a las casas de Brentaal, Laarax Bonaven ejerció durante toda su vida laboral en el sindicato colonial de la república. Ascendió en pocos años de ejecutivo a asesor del presidente para, en el 65 ABY, hacerse cargo de la presidencia. Cargo que ocupó hasta su jubilación.
Bastia, natal de Alderaan, fue adiestrada desde muy pequeña en la disciplina Jedi. Al terminar su adiestramiento participó en varias misiones para la república. Como comandante de su unidad, obtuvo un sonoro éxito en la desactivación de una red de corrupción dentro de la cámara de comercio. Ya como caballero Jedi Bastia fue solicitada por Yoda para intervenir como mediadora en un conflicto en el planeta Brentaal IV. Los enemigos de la república estaban aprovechando agujeros en la seguridad aduanera del planeta para reabastecer su armamento. Finalmente, se detuvo al Huth de Cormond como responsable de toda la trama. Allí conoció a Laarax. De vuelta a Alderaan abandonó su cargo de caballero Jedi para contraer nupcias.

Biografía:

Desde muy pequeño, Ben evidenció haber heredado los poderes de su madre. A petición de Bastia, Yoda viajó hasta Brentaal IV para evaluar a Ben y, de ser apto, convencer a Laarax para que emprendiera el camino de la fuerza. Al observar a Ben encontró en él grandes cualidades, entre ellas una gran paz interior, fruto del amor y la gran armonía que se vivía en su familia. Yoda convenció a Laarax para que la familia Bonaven pasase sus vacaciones en la academia de Coruscant. Antes de cumplir los 6 años Ben fue definitivamente reclutado por la orden. Sus abuelos se hicieron cargo de él (Emigraron a Coruscant) mientras duró su adiestramiento.
A la edad de 15 años Ben fue asignado como padawan al maestro Jedi Adi Galia. De su lado aprendió que por encima de todo, un Jedi utiliza los recursos de los que dispone para la paz. Su sabiduría y sagacidad la llevaron a resolver multitud de entuertos evitando la violencia. No obstante, era muy hábil con el sable láser. Ben, al igual que su maestro, se especializó en la forma V Shien, un estilo de lucha agresivo y exigente. Además Ben aprendió a pilotar todo tipo de naves, gracias a que Galia fue una gran piloto, cuyas habilidades sólo estaban por debajo de las de Anakin Skywalker.

Adi Galia pronto llegó a convertirse en cónsul Jedi. Debido a sus responsabilidades políticas Ben le acompañó a multitud de reuniones y asambleas de la República. Fueron testigos de decisiones cuestionables, como la concesión de plenos poderes al senador Palpatin y la autorización del uso de un ejército de clones de dudosa procedencia, en lo que fue el inicio de las guerras clon.
A la edad de 20 años Ben, observó cómo a Anakin Skywalker, un talentoso aprendiz, famoso por sus grandes dotes como piloto y por la leyenda de ser el que otorgaría el equilibrio a la fuerza, comandó junto con su maestro Obi Wan Kenobi a los ejércitos clones en su lucha contra los enemigos de la república.
Durante su servicio en las guerras clon, Ben participó en el rescate de Anakin Skywalker, Obi Wan Kenoby y la senadora Amidala y en la guerra de Geonosis. Después. Fue allí donde se dio cuenta de que los valores Jedi se estaban corrompiendo. Ben, durante sus meditaciones, le sobrevenían muy malas vibraciones sobre el transcurso de los acontecimientos. Tanto su Maestro Galia como Yoda estaban de acuerdo con Ben en una cosa, Darth Sidious disponía de una ventaja táctica, provocando acciones rápidas, todas reactivas, muy predecibles. Ben se reunió con el gran consejo después de la batalla para alertarles, pero el consejo tomó la determinación de continuar participando activamente en el conflicto:

Ben:
“Somos una gran fuerza, incluso más allá del bien o del mal, nuestra prioridad ha sido el equilibrio y la paz. Nuestras acciones en estos últimos años han decantado la balanza notablemente hacia conclusiones nada esclarecedoras.
Nuestra orden está siendo manipulado desde fuera, por lo tanto considero que nuestra participación en esta contienda queda en entredicho. Me pregunto si no lamentaremos en el futuro haber intervenido con tanta vehemencia.
He visto a miembros de nuestra orden actuar sin pensar si existía otro modo, menos cruel, de afrontar ciertas situaciones. He visto a hermanos mostrar su vanidad, su miedo e, incluso su ira de forma descontrolada. La pureza de nuestra comunidad ha quedado en entredicho, y por ello debemos meditar y alejarnos de los acontecimientos futuros. Solamente con la mente clara podremos ayudar a la república.”

La respuesta del consejo fue descorazonadora para Ben:

Maestro Windu:
“Entendemos su preocupación Maestro Ben Bonaven. Algunos miembros del consejo advierten síntomas parecidos a los descritos en su exposición, pero en estos momentos retirarnos de la lucha armada no es una opción. “

Yoda intervino en último lugar:
“Equivocados puede que estemos. Gran dilema y gran perjuicio tanto intervenir como no hacer nada es. Impredecibles los movimientos de Darth Sidious son y presiento que, para bien o mal, pronto lo oculto revelado será. Un gran mal en esta batalla lucha y, por lo tanto, nuestra comunidad a la República su ayuda prestará.”

Ben, convencido de su visión, entregó su sable láser al maestro Yoda y renunciando de su condición, se retiró a Alderaan, donde permaneció en el exilio junto con sus abuelos. Durante unos años mantuvo contacto con su Maestro Galia. Quien le informó de los movimientos en el senado y las guerras clon.

La muerte del Conde Dooku a manos de Anakin Skywalker fue entendido por Ben como una señal de debilidad de la orden. ¿Tan atrás habían quedado la prioridad de hacer perdurar la paz que ni siquiera se hacían rehenes? ¿No era más valioso el Sith vivo que muerto, para llegar hasta el paradero de Darth Sidious? Ya era la tercera vez que un padawan ponía en peligro a más gente de la que debía morir.

Antes de morir en combate, su venerado Maestro, le envió una última comunicación en la que le informaba de la traición de Anakin y la caída de la república a manos del Canciller Palpatin. La información codificada contenía el paradero de los últimos Jedi supervivientes e información sensible a cerca de los últimos acontecimientos. Ben guardó esa información con la esperanza de poder descodificarla más adelante.

Reforzado tras los últimos acontecimientos, Ben se dedicó en exclusivo a la meditación y al cuidado de su familia. Tras la muerte de sus abuelos. Modificó la casa para convertirla en un gran templo. Comenzó a enseñar los caminos de la meditación y pronto se hizo un nombre. Algunas personas muy influyentes acudieron a su templo en busca de paz.
Entabló especial afinidad con el Senador Bail Prestor Organa y la Reina Breha Antilles Organa, su mujer. En varias ocasiones fue invitado por la familia Organa a su palacio. Los consejos de Ben ante algunos conflictos con el imperio reafirmó la amistad entre ambos. Pese a la insistencia del Senador de que Ben acudiera como asesor en actos promovidos por el Imperio, Ben siempre se mantuvo al margen.

Descubierta la inclinación de Senador por la rehabilitación de la república. Ben le facilitó los datos que su maestro le facilitó horas antes de su muerte, con la esperanza de que en ellos hubiera algo que pudiera ser útil a los propósitos de su amigo. No obstante, el original le fue devuelto sin que nadie del recién creado ejército rebelde pudiera desencriptar su contenido.
La princesa Leia se hizo poco a poco mayor. Observó en ella un enorme talento para casi cualquier tarea. A diferencia de su hermano menor, ella poseía un gran interés por la política. A menudo le preguntaba a Ben que le contara detalles de la antigua república y qué errores llevaron a su destrucción. Ben le habló de lo que sus jóvenes ojos vieron cuando la república parecía estar en su punto más álgido. Le habló de la extinguida orden Jedi y de, como a su modo de ver, les utilizaron desestabilizar a la república, provocando su declive.

Durante una de sus rutinarias meditaciones, en una maravillosa mañana soleada. Ben presintió un suceso que cambiaría su vida para siempre….

Ben Bonaben

Star Wars: Una Nueva Amenaza SergioAchinelli JaviAguilar