Star Wars: Una Nueva Amenaza es una campaña de Star Wars: Edge of the Empire donde los Personajes Jugadores toman las riendas de la historia de la trilogía original de Star Wars.

Luke Skywalker y Obi Wan Kenobi están posiblemente muertos, capturados por una patrulla imperial en Mos Eisley, liderada por el joven Jet Gordon (PJ interpretado por Javier Sánchez).

Han Solo y Chewacca están en poder del Imperio, tras ser reducidos por Syleth Jor’hrun (PJ interpretado por Víctor Gallego), una famosa cazarrecompensas.

Jet y Syleth son también capturados por el Imperio, tras descubrir accidentalmente que son sensibles a la Fuerza. Consiguen huir en el Halcón Milenario, tras prometer a Obi Wan que llevarán a los androides R2D2 y C3PO a Alderaan.

El hijo biológico del Príncipe Bail, Azzamit Organa (PJ interpretado por Javier Hernández), es un contrabandista de poca monta de los muelles de Alderaan, que logra huir del planeta antes de que sea destruido junto al idealista Ben Bonaben (PJ interpretado por Javier Aguilar), un Jedi que abandonó la Orden Jedi durante las Guerras Clon porque no comulgaba con el giro militarista y arrogante que los Jedi habían adoptado en los años de decadencia de la República.

Los cuatro protagonistas se encuentran en la Estrella de la Muerte, liberan a la Princesa Leia (hermanastra de Azzamit) y parten hacia Yavin para encontrarse con el Mando Rebelde. Darth Vader los deja escapar porque ha instalado una sonda de rastreo en el Halcón Milenario…

A partir de aquí, la historia abre infinitas posibilidades. Luke ya no está para destruir la Estrella de la Muerte. Si hubieran elegido otro destino al escapar de Tatooine, la Princesa Leia habría sido ejecutada. Darth Vader nunca se encontrará con su hijo, y posiblemente no pueda redimirse. Nadie se interpone ahora frente al Emperador, y la Rebelión podría ser eliminada en cuestión de días…

Ésta es Una Nueva Amenaza. Los jugadores llevan las riendas. Tienen el control absoluto de la historia. Y el azar jugará un papel fundamental. Incluso si deciden seguir los pasos de los protagonistas de la trilogía, ¿serán abatidos por los TIE’s cuando escapen de la Estrella de la Muerte? ¿Conseguirán colar los torpedos de protones en la salida de gases de la estación imperial? ¿Conseguirá Syleth sobrevivir a los intentos de Jabba de recuperar el Halcón Milenario en pago por no entregarle a su contrabandista favorito?

Quién sabe…

Tumblr mdvq7yx e3 e1r4q3w1o1 400

Canon en Star Wars: Una Nueva Amenaza

En nuestra campaña se consideran canon las tres películas de la trilogía original. Sólo aquellos elementos de las precuelas y del Universo Expandido que no contradigan directamente a la trilogía original se aceptarán como parte de la historia.

Pongamos algunos ejemplos.

Sith y Sables Láser

En El Retorno del Jedi, el Emperador se refiere al sable láser de Luke como un “arma jedi”. Ni Yoda ni Palpatine tienen sable láser. Darth Vader tiene uno como anticipación de su redención posterior. George Lucas modificó posteriormente estos principios al preparar las precuelas porque pensó que sería más espectacular presentar combates de espada de luz entre los Jedi y los Sith. Esto sólo demuestra su falta de creatividad.

Un análisis exhaustivo de las contradicciones internas de las precuelas respecto a la trilogía original.

Tatooine y las Ropas Jedi

En las precuelas, todos los Jedi visten como Obi Wan en el Episodio IV, que a su vez viste igual que el tío de Luke, Owen Lars. Ya que Obi Wan estaba intentando pasar desapercibido en el planeta desierto, es lógico pensar que vistiese igual que los nativos. Unas ropas muy adecuadas para un clima seco y árido como ése, por cierto. Sin embargo, George Lucas no fue capaz de imaginar unos ropajes diferentes para la Orden Jedi, y decidió que todos los Jedi vestirían como los granjeros de Tatooine.

En nuestra campaña, los Jedi no existen, pero si alguien los recuerda, sabrá que vestían de maneras diferentes según el planeta donde se encontrasen. Sin embargo, como monjes guerreros que eran, es lógico pensar que utilizasen algún tipo de armadura, como ésta:

Jedi knight 437x500

Otra contradicción absurda, en este caso del Universo Expandido, es la que presenta al Gran Almirante Thrawn como un alienígena, cuando resulta evidente en la trilogía original que el Imperio sólo aceptaba a humanos entre sus filas. Las referencias al nazismo son claras. Es triste que el Universo Expandido y las precuelas hayan frivolizado este aspecto, para suavizar la maldad del Imperio hasta el punto de convertirla en algo tolerable. Es lo mismo que intentan los neonazis y los revisionistas en nuestros días, por cierto…

Star Wars: Una Nueva Amenaza

SergioAchinelli Sw eote banner very small JaviAguilar Javiswalker Sylune Enab netwillyg